Recetas tradicionales

Los beneficios de la hora de comer de calidad para los niños

Los beneficios de la hora de comer de calidad para los niños

Cuando se trata de la infancia, cada momento del día es una oportunidad para aprender. Esto también es válido para los bocadillos y las comidas.

Los niños interactúan con la comida varias veces al día. Sin siquiera darse cuenta, están expuestos a las matemáticas, la ciencia y la lectura casi cada vez que comen o abren la despensa: medidas y partes de un todo, patrones en un tazón de cereal, arco iris de colores en pasta tricolor o ensalada, simple contar o leer de las cajas en el pasillo de la tienda de comestibles.

Los horarios del desayuno, el almuerzo, la cena y la merienda son oportunidades únicas no solo para presentar a nuestros niños a tomar decisiones saludables, sino también para aprender diferentes conceptos académicos a través de esta experiencia diaria de la comida.

Como mamás y cofundadoras de Brainfood de Bitsy, siempre estamos buscando formas inteligentes de mantener a nuestros propios hijos comprometidos y divirtiéndose. Así que pensamos en compartir algunos "elementos de reflexión" reales con algunas ideas y recetas rápidas sobre cómo puede enseñar con los alimentos y hacer que las comidas cuenten en más de un sentido.

Utilice estos divertidos consejos para la merienda a la hora de comer para mantener a su familia comprometida y mentalmente activa en la mesa. ¿Quién dice que no podemos jugar y aprender con nuestra comida?

Consejos, ideas y recetas simples:

1. ¡Busca formas y hazlas también! Intente cortar alimentos en diferentes formas, o incluso hacer formas geométricas conectando alimentos como frutas cortadas o cubos de queso con palillos de dientes. Haga una búsqueda del tesoro de formas en la cocina. Pídale a sus hijos que busquen alimentos en forma de óvalos, cuadrados, rectángulos, triángulos o círculos. Enseñe a sus hijos a diferenciar entre 2-D y 3-D. Un tomate es una esfera. Un pepperoni es un círculo.

2. Use tazas de medir para enseñar partes de un entero y fracciones.

3. Intente sumar y restar con la comida. Me acabo de comer una rodaja de manzana, ¿cuántas me quedan? Si cada uno come 1/8 de esta pizza, ¿cuántas piezas quedarán? ¡Siempre piense en formas de involucrar a sus hijos en el momento!

4. Búsqueda del tesoro de letras con Brainfood de Bitsy. Coma inteligentemente y sea inteligente con las letras de nuestras Alphabet SmartCookies. Saque una galleta con forma de alfabeto y mire alrededor de la habitación: ¿cuántos objetos puede espiar cada niño que comience con su letra? ¿Cuántas palabras pueden deletrear? Una ventaja inteligente, estas SmartCookies son una excelente fuente de omega-3, vitaminas A, B, D y ácido fólico, y cada caja tiene media porción de frutas y verduras, además de una extravagante etiqueta de súper comida en el interior.

5. ¡Aprenda patrones con sus pequeños a la hora de la merienda! Inicie un patrón en el plato de su hijo y déle espacio adicional para que continúe. Puedes hacer esta actividad con tantos bocadillos saludables diferentes. Pruébelo con diferentes frutas y verduras. O use semillas de girasol, pasas y frutos secos. Comience con algunas combinaciones diferentes, como fresas, arándanos y uvas.

6. ¡Aprenda a contar con dinero y conviértalo en una "venta de bocadillos"! Reúna el cambio que le sobra, dé algunas monedas a cada niño y "cárgueles" por sus refrigerios saludables. (Nos encantan las zanahorias, los arándanos, el queso en tiras y los tazones con pequeñas etiquetas de precio adjuntas.) ¡Aprenderán a contar dinero y usted estará un paso más cerca de convencer a sus hijos de la idea de los refrigerios inteligentes!

Empiece a cocinar y a pensar con esta receta de Brainfoodie:

Haga clic aquí para ver la receta de pizza de fantásticas fracciones


Departamento de Educación de Nueva Jersey

Las comidas y refrigerios nutritivos son esenciales para el crecimiento y desarrollo óptimos de los niños pequeños. La energía proporcionada por los alimentos saludables asegura que los niños estén listos para participar plenamente en las oportunidades de aprendizaje del día. Durante las comidas y los refrigerios, los niños en edad preescolar aprenden cómo tomar decisiones nutritivas, descubren una amplia variedad de alimentos diferentes y desarrollan hábitos alimenticios saludables.

Asegurar que se satisfagan las necesidades nutricionales diarias de cada niño requiere que las porciones de alimentos durante cada comida y refrigerio se adhieran a todos los componentes del Pautas de comidas del USDA para niños de 1 a 12 años. Los programas deben complementar los almuerzos y refrigerios traídos de casa, proporcionando alimentos adicionales según sea necesario para compensar los faltantes. Pautas de comidas del USDA componente. La leche debe ser un componente de cada comida. Los programas deben solicitar una nota del médico si una familia solicita que no se le dé a su hijo leche o un sustituto a base de leche.

Los programas deben ser diligentes en mantener un ambiente sano y seguro para la preparación de alimentos y las áreas para comer. El lavado de manos del personal y de los niños requiere una atención constante. Deben seguirse procedimientos adecuados de lavado y desinfección para limpiar las mesas utilizadas para comer, las superficies de preparación de alimentos y el equipo de alimentos antes y después del uso de alimentos. El procedimiento recomendado para limpiar las superficies para comer implica lavar las mesas con una solución jabonosa y luego desinfectarlas con una solución de agua / lejía. Siga las instrucciones del fabricante para diluir la lejía doméstica. Las mesas deben secarse con toallas de papel desechables. El personal siempre debe lavarse las manos después de limpiar las mesas y antes de servir la comida. El lavado de manos del niño antes de las comidas consiste en lavarse las manos con agua y jabón, secarse las manos con una toalla de papel e ir directamente a una mesa.

El programa debe respetar las restricciones dietéticas de las familias debido a creencias religiosas, creencias personales, costumbres culturales y problemas de salud. La información relacionada con las alergias alimentarias debe documentarse por escrito para cada niño afectado y estar disponible para todo el personal involucrado en las comidas y refrigerios de los niños. Esto incluye personal de cocina y personal de instrucción suplente.

Las horas de comida y merienda también son oportunidades excelentes para extender las prácticas de enseñanza de alta calidad y los resultados del aprendizaje de los niños en todo el plan de estudios. El modelado, la facilitación y la planificación reflexiva del maestro conducirán a una atmósfera que aliente a los niños a:

  • Practique la independencia emergente utilizando recipientes y utensilios del tamaño de un niño, permitiendo que los niños en edad preescolar pongan las mesas, sirvan bebidas, se sirvan ellos mismos y despejen sus lugares.
  • Interactúe en un ambiente social agradable mientras participan con sus compañeros y adultos en la toma de decisiones, el intercambio, la comunicación con los demás y la práctica de buenos modales durante las comidas al estilo familiar.
  • Aprenda hábitos saludables como lavarse las manos y cepillarse los dientes.
  • Experimente un salón de clases inclusivo donde las adaptaciones para niños en edad preescolar con discapacidades les permitan a todos participar juntos durante las comidas.
  • Desarrolle la comprensión matemática contando, clasificando, modelando y practicando la correspondencia uno a uno facilitada por adultos que aprovechan los momentos de aprendizaje durante las comidas y refrigerios.
  • Experimente la riqueza de todas las culturas a través de la diversidad en la comida y las costumbres alimentarias.
  • Explore la ciencia de la preparación de alimentos.
  • Mejore el desarrollo de la alfabetización mediante el uso de vocabulario nuevo y la facilitación de turnos en la conversación.

Muchas de estas importantes prácticas de enseñanza y resultados de aprendizaje solo pueden ocurrir en entornos de comidas al estilo familiar. Siempre que sea posible, los niños en edad preescolar deben comer en el aula. La cafetería grande a menudo proporcionaba mesas y asientos y arreglos inapropiados para los niños en edad preescolar. Las oportunidades para que los maestros amplíen el aprendizaje de los niños se reducen en entornos grandes y ruidosos.

Los horarios de comidas y refrigerios deben garantizar que a los niños se les ofrezcan alimentos nutritivos cada dos o tres horas en los momentos adecuados (ni demasiado temprano ni demasiado tarde) durante el día escolar. Se debe ofrecer comida a los niños que expresen hambre cuando lleguen a la escuela después de una hora programada para comer.

Hacer hincapié en la buena nutrición, la salud, las habilidades sociales y el aprendizaje académico durante las comidas y los refrigerios cuidadosamente planificados ayuda a allanar el camino para el crecimiento y desarrollo óptimos de los niños pequeños. Se puede acceder a las referencias a continuación para obtener más información sobre cualquier aspecto de este componente esencial del programa preescolar.

Academia Estadounidense de Pediatría, Asociación Estadounidense de Salud Pública y Centro Nacional de Recursos para la Salud y Seguridad en el Cuidado Infantil y la Educación Temprana (2002). Caring for Our Children: National Health and Safety Performance Standards: Guidelines for Out-of-Home Child Care Programs, 2nd edition. Elk Grove Village, IL: Academia Estadounidense de Pediatría y Washington D.C .: Asociación Estadounidense de Salud Pública. También disponible en http: //nrc/uchsc.edu.

Cryer, D., Harms, Thelma., Riley, C. (2003). Todo sobre el ECERS-R. Lewisville, Carolina del Norte: PACT House Publishing. Compañía de aprendizaje temprano Kaplan.


Programa de alimentos para el cuidado de niños y adultos

Los centros de cuidado infantil que ofrecen comidas y refrigerios a través del Programa de alimentos para el cuidado de niños y adultos (CACFP) desempeñan un papel fundamental en el apoyo al bienestar, la salud y el desarrollo de los niños al proporcionar alimentos y bebidas nutritivos. Los proveedores de cuidado infantil están en una posición única para ayudar a inculcar hábitos saludables en los niños pequeños que pueden servir como base para elecciones saludables en la vida.

CACFP proporciona pautas para servir comidas y refrigerios nutritivos a bebés y niños que asisten a centros de cuidado infantil. Una variedad de centros de cuidado infantil públicos o privados sin fines de lucro, programas Head Start, centros de cuidado fuera del horario escolar y otras instituciones que están autorizadas o aprobadas para brindar servicios de cuidado infantil participan en CACFP. Los centros con fines de lucro que atienden a niños de bajos ingresos también pueden ser elegibles. CACFP reembolsa a los centros de cuidado infantil las comidas y refrigerios que cumplen con los requisitos de elegibilidad.

Para calificar para el reembolso, las comidas y refrigerios deben incluir ciertos componentes de la comida. Los componentes de las comidas se alinean con los grupos de alimentos de MyPlate. La inclusión de alimentos de cada grupo de alimentos garantiza que los niños reciban comidas nutricionalmente adecuadas.

Patrones de comidas del CACFP

El CACFP tiene diferentes patrón de comida requisitos basados ​​en la edad del niño. Los patrones de comidas especifican la cantidad de cada tipo de componente de comida que un niño debe recibir en una comida determinada. CACFP especifica patrones de comidas para el desayuno, el almuerzo, la cena y los refrigerios. Por ejemplo, de acuerdo con los patrones de alimentación infantil del CACFP, un ejemplo de desayuno reembolsable debe incluir alimentos de los componentes de leche, frutas y verduras y cereales, servidos en las porciones indicadas para cada grupo de edad.

Los patrones de comidas actualizados del CACFP se encuentran a continuación. Guárdelos para sus documentos de oficina.

También puede consultar el PDF de cuatro páginas del Servicio de Alimentos y Nutrición del USDA, Sirviendo comidas escolares a niños en edad preescolar: año escolar 2018-2019 ubicado en https://fns-prod.azureedge.net/sites/default/files/tn/ServingPreschoolers_Final.pdf, que ofrece orientación sobre las diferencias entre los patrones de alimentación de preescolar y kindergarten, y la alimentación de niños en edad preescolar en entornos de distintas edades.

Actualizaciones del CACFP

En abril de 2016, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y el Servicio de Alimentos y Nutrición de los Estados Unidos publicaron la regla final y el Programa de Alimentos para el Cuidado de Niños y Adultos: Revisiones de Patrones de Comidas Relacionadas con la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre en el Registro Federal para actualizar los patrones de comidas del CACFP de acuerdo con la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre de 2010. Las nuevas regulaciones del CACFP definen los grupos de edad de educación temprana como bebés y ndash5 meses, 6 y ndash11 meses, 1 y ndash2 años y 3 y ndash5 años.

Los nuevos patrones de alimentación del CACFP aumentan el consumo de verduras, frutas y cereales integrales, permiten sustituciones más nutritivas y reducen el consumo de azúcares añadidos y grasas saturadas. Los estándares actualizados también toman en consideración el costo y la practicidad. Se espera que estas mejoras mejoren la calidad de las comidas que se sirven a los niños pequeños.

A continuación, se incluye un resumen de las actualizaciones clave que afectan al CACFP por cada grupo de alimentos:

Resumen de las actualizaciones clave que afectan al CACFP por grupos de alimentos [abril de 2016]

Verduras y frutas
  • Establece un componente vegetal separado y un componente de fruta separado en el almuerzo, la cena y la merienda.
  • Limita el jugo de frutas o vegetales a una porción por día para niños de 1 año en adelante
Granos
  • Requiere que los cereales para el desayuno no contengan más de 6 gramos de azúcar por onza seca. (A partir del 1 de octubre de 2019, se utilizarán onzas equivalentes (oz eq) para determinar la cantidad de granos acreditables).
  • Las carnes y las alternativas a la carne se pueden servir en lugar del requerimiento de granos enteros en el desayuno un máximo de tres veces por semana.
  • Al menos una porción de granos por día debe ser rica en granos integrales.
  • No permite que los postres a base de granos cuenten para el requisito de granos
Carne, alternativas a la carne y lácteos
  • La carne y los sustitutos de la carne se pueden servir en lugar del requisito de granos enteros en el desayuno un máximo de tres veces por semana.
  • El tofu (un producto alimenticio blando preparado mediante el tratamiento de la leche de soja con espesantes) puede ser un sustituto de la carne.
  • Permite queso, requesón y yogur como sustitutos de la carne.
  • El yogur no puede contener más de 23 gramos de azúcar por cada 6 onzas.
  • Los huevos enteros ahora son acreditables para bebés y niños
Leche y otras bebidas
  • Los niños de 1 año deben recibir leche entera sin sabor.
  • Los niños de 2 años en adelante deben recibir leche baja en grasa o descremada.
  • Prohíbe la leche aromatizada para niños de 2 años y ndash5
  • Se debe ofrecer agua potable a los niños y estar disponible para los niños que lo soliciten durante todo el día.
  • Las bebidas no lácteas se pueden sustituir si son nutricionalmente equivalentes a la leche y cumplen con los estándares nutricionales para la fortificación de calcio, proteínas, vitamina A, vitamina D y otros nutrientes a los niveles encontrados en la leche de vaca y rsquos.
  • Limita el jugo de frutas o vegetales a una porción por día para niños de 1 año en adelante
Preparación general de alimentos
  • Prohíbe freír con mucha grasa como una forma de preparar alimentos en el lugar.
  • Prohíbe el uso de alimentos como castigo o recompensa.
  • Codifica las prácticas que se deben seguir cuando un proveedor o centro elige servir comidas al estilo familiar

Los recursos a continuación brindan un resumen de las actualizaciones del CACFP y abordan las mejores prácticas para implementar el CACFP en sus instalaciones.

Principios básicos de la planificación del menú

La planificación cuidadosa del menú es un proceso fundamental para el éxito de los programas de servicio de alimentos de cuidado infantil. Hacer un esfuerzo por planificar los menús ahorra tiempo y dinero, aumenta la eficiencia, agiliza los pedidos y se asegura de que los menús cumplan con el CACFP para el reembolso de comidas. La planificación del menú también permite que se sirvan comidas balanceadas y nutricionalmente adecuadas a los niños en sus instalaciones.

Los principios básicos de planificación del menú incluyen:

  1. Esfuércese por mantener el equilibrio. Los menús deben equilibrar nutrientes importantes como proteínas, carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales con grasa y sodio. Los menús también deben equilibrar los sabores para que los menús no sean demasiado picantes ni demasiado insípidos.
  2. Enfatice la variedad. Incluir una variedad de alimentos no solo ayuda a garantizar una ingesta adecuada de nutrientes, sino que también mantiene los menús interesantes y atractivos. Incluya diferentes formas de alimentos y varíe cómo se sirven de un día a otro.
  3. Agrega contraste. Un menú diario debe ofrecer texturas, sabores y colores contrastantes. Por ejemplo, no querrá servir un desayuno de avena, puré de manzana y leche a los niños mayores porque todos son alimentos suaves y no incluyen texturas variables.
  4. Considere el color. Utilice combinaciones de colores que combinen bien. Una buena práctica es incluir al menos dos colores diferentes en cada comida.
  5. Crea atractivo visual. Los alimentos deben tener un aspecto atractivo y atractivo cuando se sirven para fomentar el consumo.

Menús de ciclo de planificación en entornos de cuidado infantil

Algunas instalaciones de cuidado infantil optan por utilizar menús de ciclo, que son un conjunto de diferentes ofertas de menú diario que se sirven durante un período específico. Una vez servidos todos los menús, se repite el ciclo en el mismo orden. Los menús de ciclo se establecen normalmente para una duración de tres a cinco semanas, aunque pueden ser de cualquier período de tiempo. Una práctica es configurar los ciclos para que sean estacionales, como los menús del ciclo de otoño, los menús del ciclo de invierno, etc. Esto permite la posibilidad de utilizar alimentos de temporada como productos frescos.

El uso de menús cíclicos en el cuidado infantil tiene muchos beneficios. Por ejemplo, el uso de menús cíclicos puede tener un impacto positivo en la calidad nutricional de las comidas, además de ofrecer aspectos de preparación y presupuesto simplificados del servicio de comidas.

Los beneficios de usar menús cíclicos incluyen:

  • Previsión y uso más precisos de las necesidades de personal, equipo y recursos alimentarios
  • Permite pedidos de ingredientes a granel, lo que reduce el tiempo dedicado a la compra de alimentos y ahorra costos de alimentos.
  • Reducción del desperdicio de platos cuando se sirven menús previamente probados
  • Garantía de que los menús cumplen con las pautas de CACFP
  • Capacidad para ofrecer una variedad de alimentos que incorporan diferentes texturas, colores y sabores.
  • Flexibilidad para modificar los menús para satisfacer la escasez de pedidos, la aceptabilidad, etc.

Empezar a planificar los menús del ciclo implica algunas consideraciones. Piense qué duración de ciclo funcionaría mejor en su instalación. Es posible que desee tener un ciclo más corto para el desayuno y un ciclo más largo para el almuerzo, por ejemplo. Asegúrese de considerar los requisitos del patrón de comidas para CACFP para los distintos grupos de edad. Esto se hace estableciendo el mismo menú básico para todas las edades y ajustándolo apropiadamente, ya sea aumentando las porciones servidas o agregando componentes de la comida. Piense en el diseño de su cocina y rsquos, la dotación de personal, el cronograma de entrega y el equipo al elegir qué recetas incluir en sus menús. Por último, considere el & ldquoflow & rdquo del servicio de comidas desde el desayuno hasta el final del día y asegúrese de que se sirva suficiente variedad de alimentos en cada comida principal y en los refrigerios.

Involucrar a los niños en edad escolar en el proceso de planificación del menú es una excelente manera de diseñar comidas que atraigan a este grupo de edad. Puede encuestar a los niños y pedirles que voten qué alimentos (de una lista seleccionada) les gustaría ver en el menú. Cuando los niños & ldquobuy-in & rdquo en el proceso de planificación de comidas, aceptan más las ofertas del menú que se sirven.

El Instituto Nacional de Administración de Servicios de Alimentos ha publicado una guía de referencia para los menús del ciclo de planificación que tal vez desee descargar.

Usar recetas estandarizadas

Según el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), una receta estandarizada es aquella que ha sido probada, adaptada y reintentada varias veces por una operación de nutrición infantil y se ha encontrado que produce los mismos buenos resultados y rinde cada vez que el exacto Los procedimientos se siguen con el mismo tipo de equipo y la misma cantidad y calidad de ingredientes.

Dado que las recetas estandarizadas se preparan de la misma manera cada vez, su uso puede agilizar los costos de alimentos y mano de obra.

Existen innumerables beneficios al usar recetas estandarizadas en su centro de cuidado infantil, incluida la calidad constante, el rendimiento y el contenido de nutrientes de las comidas preparadas. Desde el punto de vista de la gestión, el uso de recetas estandarizadas ayuda a controlar los costos de alimentos y mano de obra, el inventario y las compras. La información proporcionada en una receta estandarizada se puede utilizar para fines de mantenimiento de registros y el proceso de reembolso del CACFP. Asegúrese de consultar con su supervisor para determinar qué requisitos tiene su programa con respecto a la aprobación del menú. Por ejemplo, algunos programas requieren que un nutricionista apruebe los menús antes de que se publiquen.

Qué hacer Menús de ciclo en las instalaciones de cuidado infantil del Departamento de Defensa?

Las diferentes instalaciones de cuidado infantil tienen diferentes menús. Todos los menús deben incorporar una variedad de alimentos nutritivos en porciones que cumplan con los requisitos del CACFP para los niños de cada grupo de edad. Revise la información en el siguiente ejemplo de Menú del ciclo de primavera de cinco semanas. ¿Qué tipo de alimentos están incluidos? ¿Existe una buena variedad? ¿Son los artículos apropiados para la temporada? ¿Cómo podrían estos menús cíclicos ayudar a agilizar el proceso de planificación de comidas? Tenga a mano el menú de ciclos, ya que lo consultará más adelante en esta lección.

Qué hacer Recetas estandarizadas en las instalaciones de cuidado infantil del Departamento de Defensa?

Hay muchos recursos de recetas disponibles para el personal del servicio de alimentos de cuidado infantil que cumplen con CACFP, han sido probados para niños, son económicos y aún ofrecen una variedad de sabores, texturas y colores. El USDA ofrece algunas recetas estandarizadas (consulte https://www.fns.usda.gov/usda-standardized-recipe). Además, el Departamento de Defensa tiene un conjunto de recetas estandarizadas para usar en los centros de cuidado infantil. Estas recetas contienen los ingredientes necesarios, las cantidades necesarias para la cocción por lotes, las instrucciones de preparación e información nutricional sobre la receta. Use la receta del Departamento de Defensa para la ensalada de col y carne de cerdo desmenuzada a la barbacoa. ¿Cuáles son algunas de las características de las recetas que notaste? ¿El diseño de las recetas es fácil de leer y comprender?

Vea el siguiente video para obtener más información sobre la planificación exitosa del menú.


Rutinas y consejos para la hora de comer

Para obtener más información, mire estos videos de 1,000 Days.

¿Listo para alimentar a su bebé de 6 a 24 meses? La hora de la comida puede ser una experiencia de aprendizaje divertida y desordenada. Su hijo puede tener alrededor de 3 comidas y de 2 a 3 refrigerios todos los días. Tener una rutina puede ayudar a los niños a saber qué esperar cuando sea la hora de las comidas o los refrigerios.

Aquí hay algunas rutinas y consejos para las comidas:

  • Lávese las manos de su hijo antes de comer.
  • Propina: ¿Preocupado por un desastre? Puede colocar papel de periódico o un tapete de plástico en el piso debajo de la trona o el asiento elevador de su hijo y rsquos. Esto puede ayudar con la limpieza.
  • Sienta a tu hijo en un lugar seguro. Una silla alta o un asiento elevado son buenas opciones.
  • Sujete a su hijo a la silla alta o al asiento elevado.
  • Vigile a los niños en todo momento para asegurarse de que estén seguros.
  • Mire a su hijo hacia usted u otros miembros de la familia en la mesa.
  • Limite las distracciones. Evite que la televisión, los videos, los teléfonos celulares o las mascotas distraigan a su hijo de comer. Estos también pueden distraerte. Concéntrese en su hijo durante las comidas.

Los niños no deben mirar las pantallas.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños con íconos externos eviten usar pantallas hasta los 18 meses de edad, a menos que conversen por videoconferencia con amigos o familiares.

Consulte el icono de motivos externos para esta recomendación.

Hable con su hijo durante las comidas. Este puede ser un momento divertido y es importante que su hijo tenga su atención.

Dedos, cucharas, tenedores y tazas

  • Cuando los bebés comienzan a comer alimentos, puede usar una cuchara o ellos pueden usar sus dedos.
  • A medida que los niños crecen, desarrollarán diferentes habilidades para ayudarlos con las comidas. Obtenga más información sobre cuándo los niños comenzarán a usar sus dedos, cucharas, tenedores y tazas.
  • Propina: ¿Le preocupa romper platos o tazas? Utilice platos y tazas que no se rompan y que no tengan bordes afilados.

Comidas familiares

Los niños pueden comer diferentes cantidades de alimentos cada día.

Esto es normal. Hable con el médico o la enfermera de su hijo y rsquos si le preocupa cuánto o qué tan poco está comiendo su hijo.


Consejos para padres

Como padre que intenta diseñar un plan de alimentación saludable para sus hijos, puede limitar las opciones de comida, evitar comprar dulces, reducir el tiempo frente a la pantalla, dar un buen ejemplo, controlar el suministro de alimentos y hacer de la alimentación una experiencia educativa.

Opciones de comida limitadas

Al proporcionar una cantidad limitada de opciones, en lugar de una gran variedad, habrá menos conflictos a la hora de comer y tendrá más capacidad para controlar el equilibrio de nutrientes de cada comida.

Tiempo de pantalla

Ver televisión y jugar videojuegos son actividades sedentarias y, a menudo, van acompañadas de bocadillos sin sentido. Asegúrese de que sus hijos realicen suficiente actividad física y desarrollen el apetito por alimentos saludables y rejuvenecedores. [11]

Sea un buen ejemplo

Si sus hijos lo ven comiendo comida chatarra, querrán hacer lo mismo. Promover alimentos saludables para los niños también requiere que los padres sean responsables de su dieta y den un buen ejemplo. [12]

Eduque a sus hijos

Nunca es demasiado pronto para comenzar a enseñar a los niños sobre las necesidades nutricionales del cuerpo. Cuanto antes comprendan el impacto de los alimentos en su salud en general, antes podrán comenzar a tomar buenas decisiones dietéticas por sí mismos. [13]


Mes de la nutrición: la calidad cuenta y # 8211 ¡Recuperando la comida familiar!

Disfrutar de la comida en familia es una forma fácil (¡y gratuita!) De mejorar la calidad de su comida. Comer juntos en familia puede ayudar a mejorar la elección de alimentos y llevar a los niños a tener un peso más saludable. Los niños que comparten la hora de comer con la familia tienden a comer más frutas y verduras y menos alimentos fritos, bocadillos salados y refrescos.

¡Apagar el televisor y otros dispositivos electrónicos también es importante! Las familias que se sientan y comen frente al televisor comen menos verduras y frutas, y más alimentos grasos y bebidas azucaradas. Las distracciones también pueden llevar a comer en exceso, lo que lo pone en riesgo de tener sobrepeso.

¡No estamos hablando solo de la cena! Si la hora de la cena es demasiado agitada para sentarse en familia, intente desayunar juntos o sentarse a disfrutar del almuerzo los fines de semana. Esta es una excelente manera de modelar comportamientos saludables (es decir, tomar un desayuno saludable) y ponerse al día con la vida ocupada de todos.

Los beneficios de comer juntos

¿Todavía no está convencido? Estos son solo algunos de los beneficios de sentarse a comer en familia.

Beneficios de la comida familiar[1]
Tradicion Compartir una comida brinda la oportunidad de transmitir las tradiciones familiares en torno a la comida, y también puede estar ausente para compartir platos culturales.
Comodidad y seguridad Los niños que comen con sus familias con regularidad se sienten seguros y se sienten reconfortados al saber cuándo comerán.
Aprendiendo Compartir comidas y ayudar con la preparación / cocción de alimentos ayuda a los niños a desarrollar habilidades y aprender sobre la comida. Los padres también tienen la oportunidad de modelar comportamientos de salud.
Comunicación La hora de comer en familia brinda a los padres la oportunidad de hablar con sus hijos y permite que todos compartan información sobre su día.

Estos son algunos consejos para planificar las comidas familiares 1:

  • Planifique con anticipación y compre con anticipación & # 8211 tenga alimentos a la mano que se puedan preparar rápida y fácilmente cuando el tiempo sea limitado. Esto eliminará el estrés y hará que la hora de la comida sea más agradable para todos.
  • Se Flexible - las comidas familiares no tienen que comerse en casa. ¡Se pueden disfrutar en el parque, en el centro de recreación o en la piscina! Intente mantener las distracciones al mínimo.
  • Involucrar a todos en la preparación - Es más probable que los niños prueben nuevos alimentos y coman sus comidas si han ayudado en el proceso de cocción. Esta también es una oportunidad para enseñarles a los niños habilidades importantes.
  • Apaga los dispositivos - centrarse en la familia y la alimentación saludable para maximizar la calidad de la comida.

No estoy seguro de como sin peligro Involucrar a los niños en la preparación y la cocina.[2]?

  • Dé a los niños tareas fáciles, como revolver o agregar ingredientes a la olla, sartén o cazuela.
  • Cocine los fines de semana, cuando puede dedicar más tiempo a enseñar las técnicas adecuadas.
  • Elija recetas fáciles de seguir y haga que los niños le lean los pasos en voz alta.
  • Prepare algunos ingredientes antes de comenzar a cocinar si las habilidades necesarias son más avanzadas.

¿Busca más formas de involucrar a sus hijos en la cocina? haga clic aquí para sugerencias apropiadas para la edad!

Traiga un poco de diversión a su cocina con un desafío de cocina familiar 2 .

Cocinar juntos es una excelente manera de conectarse y puede ser divertido si agrega un desafío.

  • Elija un libro de cocina, una revista de comida o un sitio web. Cada miembro de la familia elige una receta para probar.
  • Cada persona hace la receta elegida para la familia. Los niños más pequeños pueden necesitar un poco de ayuda.
  • Cuando se hayan probado todos los platos, califique las recetas. ¡Puede descubrir un nuevo favorito de la familia!

Las familias que comen juntas, ¡comen más saludablemente! Mejorar la calidad de su comida no tiene por qué costar más dinero. Disfrutar de una comida en familia es gratis y puede ayudar a mejorar los hábitos alimenticios mientras le permite conectarse con sus hijos.

Siga revisando nuestra página de Facebook y Twitter, durante todo el mes de marzo, para obtener recetas, consejos y herramientas que lo ayudarán en su viaje # 100meal.

[1] EatRightOntario - Comidas familiares sin TV (2016)

[2] Dietistas de Canadá - Hacer de la cocina un asunto familiar (2014)

Salud Pública de CK
Línea COVID-19: 519.355.1071 x 1900
Correo electrónico: [email protected]

Reservar cita de vacunación:

Telehealth Ontario 1.866.797.0000 (disponible las 24 horas, los 7 días de la semana)

¿Está planeando una visita a una de nuestras ubicaciones? Se le realizará una prueba de detección de COVID-19 y, por favor, use su máscara. Considere llamarnos primero para determinar si es necesaria una visita.

Si tiene inquietudes sobre el incumplimiento de las medidas de salud pública, llame al 311 o correo electrónico:


La higiene alimentaria es fundamental

La preparación cuidadosa de los alimentos y las técnicas correctas de manipulación de alimentos son importantes. Los centros de cuidado infantil deben observar los siguientes principios:

  • Capacitación periódica para todos los cocineros y el personal sobre el almacenamiento, la preparación y la manipulación seguros de alimentos.
  • Manipulación segura de los alimentos por parte de los niños y el personal, incluido el intercambio de alimentos, por ejemplo, cuando se comparten bandejas de frutas.
  • Lavado de manos adecuado por parte del personal y los niños
  • Uso seguro de hornos microondas para calentar alimentos y bebidas.

Beneficios

Para niños Los beneficios de comer comidas de alta calidad y densas en nutrientes son muchos: con mayor concentración y atención, menor comportamiento de hiperactividad, mejores habilidades del lenguaje, mejores patrones de sueño, mejor salud intestinal, inmunidad fortalecida, menor inflamación, mayor calma física y una conducta más pacífica , la nutrición puede marcar la diferencia.

Para padres los beneficios incluyen brindarles a sus hijos una salud nutricional óptima, crear más tiempo de calidad con la familia, así como ahorrar dinero y disminuir el desperdicio de alimentos.

Los padres pasan mucho tiempo preparando comidas para sus hijos. Con KWN, puede dedicar menos tiempo a cocinar y limpiar, y más tiempo a cuidar, jugar y aprender.

En promedio, las familias estadounidenses desperdician alimentos por valor de $ 165 mil millones cada año. Eso suma 35 millones de toneladas de alimentos cada año, según el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales y la estimación más reciente de la Agencia de Protección Ambiental. Con KWN, usted ordena lo que necesita, sin tener que preocuparse por desperdiciar comida o dinero.


Haga que las frutas y verduras sean más atractivas

Tanto si son quisquillosos como si no, los niños no siempre quieren lo que es saludable para ellos, especialmente frutas y verduras. Pero hay formas de hacerlos más atractivos.

El primer paso es limitar el acceso a dulces y bocadillos salados no saludables. Es mucho más fácil convencer a su hijo de que una manzana con mantequilla de maní es un placer si no hay galletas disponibles. Aquí hay algunos consejos más para agregar más frutas y verduras a la dieta de su hijo:

Deje que sus hijos escojan los productos. Puede ser divertido para los niños ver todos los diferentes tipos de frutas y verduras disponibles, y elegir nuestras nuevas o antiguas favoritas para probar.

Escurre verduras en otros alimentos. Agregue verduras ralladas o ralladas a los guisos y salsas para que se mezclen. Haga coliflor & # 8220mac & # 8221 y queso. O hornee pan de calabacín o muffins de zanahoria.

Tenga a mano muchos bocadillos de frutas y verduras frescas. Asegúrese de que ya estén lavados, cortados y listos para usar. Agregue yogur, mantequilla de nueces o hummus para obtener proteínas adicionales.

OGM y pesticidas: mantener seguros a sus hijos

Los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) están diseñados principalmente para hacer que los cultivos alimentarios sean resistentes a los herbicidas o para producir un insecticida. Dado que el cerebro y el cuerpo de los niños aún se están desarrollando, son más sensibles a estas toxinas. Se ha demostrado que comer productos orgánicos reduce los niveles de pesticidas en los niños, pero tiende a ser más caro. Entonces, ¿cómo puede mantener a sus hijos seguros si tiene un presupuesto limitado?

  • Alimente a sus hijos con muchas frutas y verduras, ya sean orgánicas o de cultivo convencional: los beneficios superan con creces los riesgos.
  • Cuando sea posible, opte por frutas y verduras orgánicas que no pele antes de comer, como bayas, lechuga, tomates y manzanas. Elija productos convencionales para frutas y verduras de piel gruesa como naranjas, plátanos y aguacates.
  • Explore local farmers’ markets for less expensive organic produce.
  • Scrub conventionally grown produce with a brush. Washing won’t remove pesticides taken up by the roots and stem, but will remove pesticide residue.
  • When buying meat, choose organic, grass-fed whenever your budget allows. Choosing cheaper cuts of organic meat may be safer (and no more expensive) than prime cuts of industrially raised meat.

Breakfast Basics

You probably heard it from your own parents: Breakfast is the most important meal of the day. But now you're the one saying it &mdash to your sleepy, frazzled, grumpy kids, who insist "I'm not hungry" as you try to get everyone fed and moving in the morning.

Even if you eat a healthy morning meal every day, it can be tough to get kids fueled up in time for school, childcare, or a day of play. But it's important to try. Here's how to make breakfast more appealing for everyone.

Why Bother With Breakfast?

Breakfast is a great way to give the body the refueling it needs. Kids who eat breakfast tend to eat healthier overall and are more likely to participate in physical activities &mdash two great ways to help maintain a healthy weight.

Skipping breakfast can make kids feel tired, restless, or irritable. In the morning, their bodies need to refuel for the day ahead after going without food for 8 to 12 hours during sleep. Their mood and energy can drop by midmorning if they don't eat at least a small morning meal.

Breakfast also can help keep kids' weight in check. Breakfast kick-starts the body's metabolism, the process by which the body converts the fuel in food to energy. And when the metabolism gets moving, the body starts burning calories.

Also, people who don't eat breakfast often consume more calories throughout the day and are more likely to be overweight. That's because someone who skips breakfast is likely to get famished before lunchtime and snack on high-calorie foods or overeat at lunch.

Breakfast Brain Power

It's important for kids to have breakfast every day, but qué they eat in the morning is crucial too. Choosing breakfast foods that are rich in whole grains, fiber, and protein while low in added sugar may boost kids' attention span, concentration, and memory &mdash which they need to learn in school.

Kids who eat breakfast are more likely to get fiber, calcium, and other important nutrients. They also tend to keep their weight under control, have lower blood cholesterol levels and fewer absences from school, and make fewer trips to the school nurse with stomach complaints related to hunger.

Making Breakfast Happen

It would be great to serve whole-grain waffles, fresh fruit, and low-fat milk each morning. But it can be difficult to make a healthy breakfast happen when you're rushing to get yourself and the kids ready in the morning and juggling the general household chaos.

So try these practical suggestions to ensure that &mdash even in a rush &mdash your kids get a good breakfast before they're out the door:

  • stock your kitchen with healthy breakfast options
  • prepare as much as you can the night before (gets dishes and utensils ready, cut up fruit, etc.)
  • get everyone up 10 minutes earlier
  • let kids help plan and prepare breakfast
  • have grab-and-go alternatives (fresh fruit individual boxes or baggies of whole-grain, low-sugar cereal yogurt or smoothies trail mix) on days when there is little or no time to eat

If kids aren't hungry first thing in the morning, be sure to pack a breakfast that they can eat a little later on the bus or between classes. Fresh fruit, cereal, nuts, or half a peanut butter and banana sandwich are nutritious, easy to make, and easy for kids to take along.

You also may want to check out the breakfasts available at school or daycare. Some offer breakfasts and provide them for free or at reduced prices for families with limited incomes. If your kids eat breakfast outside the home, talk with them about how to make healthy selections.

Qué no to serve for breakfast is important too. Sure, toaster pastries and some breakfast bars are portable, easy, and appealing to kids. But many have no more nutritional value than a candy bar and are high in sugar and calories. Read the nutrition labels carefully before you toss these breakfast bars and pastries into your shopping cart.

Breakfast Ideas to Try

The morning meal doesn't have to be all about traditional breakfast items. You can mix it up to include different foods, even the leftovers from last night's dinner, and still provide the nutrients and energy kids need for the day.

Try to serve a balanced breakfast that includes some carbohydrates, protein, and fiber. Carbs are a good source of immediate energy for the body. Energy from protein tends to kick in after the carbs are used up. Fiber helps provide a feeling of fullness and, therefore, discourages overeating. And when combined with heathy drinks, fiber helps move food through the digestive system, preventing constipation and lowering cholesterol.

Good sources of these nutrients include:

  • carbohydrates: whole-grain cereals, brown rice, whole-grain breads and muffins, fruits, vegetables
  • protein: low-fat or nonfat dairy products, lean meats, eggs, nuts (including nut butters), seeds, and cooked dried beans
  • fiber: whole-grain breads, waffles, and cereals brown rice, bran, and other grains fruits, vegetables, beans, and nuts

Here are some ideas for healthy breakfasts to try:

  • whole-grain cereal with low-fat milk topped with fruit
  • whole-grain waffles topped with peanut butter or ricotta cheese and fruit
  • whole-wheat pita stuffed with sliced hard-cooked eggs
  • hot cereal topped with nuts or fruit sprinkled with cinnamon, nutmeg, allspice, or cloves
  • half a whole-grain bagel topped with peanut butter and fresh fruit (banana or apple wedges) and low-fat milk
  • breakfast smoothie (low-fat milk or yogurt, fruit, and teaspoon of bran, whirled in a blender)
  • vegetable omelet with whole-wheat toast
  • bran muffin and berries
  • sliced cucumbers and hummus in a whole-wheat pita
  • lean turkey and tomato on a toasted English muffin
  • heated leftover rice with chopped apples, nuts, and cinnamon
  • low-fat cream cheese and fresh fruit, such as sliced strawberries, on whole-grain bread or half a whole-grain bagel
  • shredded cheese on a whole-wheat tortilla, folded in half and microwaved for 20 seconds and topped with salsa

And don't forget how important your good example is. Let your kids see you making time to enjoy breakfast every day. Even if you just wash down some whole-wheat toast and a banana with a glass of juice or milk, you're showing how important it is to face the day only after refueling your brain and body with a healthy morning meal.


Common Dinnertime Challenges

Whenever we all get together, we argue. How can I prevent this atmosphere from taking over the dinner table?

Some families argue about particular topics, like messy rooms or a recent science grade. Agreeing to avoid those topics during dinner will decrease fighting during mealtime. Other families just seem to argue as a way of communicating with one another. In such a case, you may want to set certain ground rules. For example, each member has to wait to talk until he or she is holding a particular object, like a seashell, and anyone who raises his or her voice will agree to take a “time out” and calm down before returning to the table. Adults will need to set a good example by trying not to interrupt, and by asking questions rather than arguing with something said.

It’s very important to us that our children grow up with good table manners. How can we teach good manners and not make the atmosphere at dinner uncomfortable?

If you focus on one priority at a time, you won’t let the teaching of good manners dominate the atmosphere. Focusing on those manners that help build respectful speaking and listening, like not speaking with your mouth full or not talking over anyone, seem like a good place to start. Those manners are ones that parents can also try to improve themselves, which will make kids feel less scrutinized.

My children and/or my spouse are texting at the table, and it drives me crazy. How can I ask them to stop without driving them away?

You could ask them to try a no-texting experiment for a week or two to see if the conversation and atmosphere at the table is different for them as well as for you. Or, you could ask that they only use their phones to facilitate conversation, for example, looking up a movie time, defining a word, or settling a dispute, like who won the World Series in 1985.

My child is a picky eater. What should I do to encourage her to try different foods?

The best strategy to prevent picky eating is for parents to model their own enjoyment of foods they are offering their kids at the dinner table. Serving food “family style” in bowls or platters placed on the table allows children to see the adults enjoying a food that the kids can just reach out and try.

The best professional advice I ever heard was from a nutritionist, Ellyn Satter who suggests that it is a parent’s job to decide what healthy food to serve, as well as when and where it’s going to be eaten. But, it is up to the child to decide whether and how much to eat.

In general, the less said about how much or how little is being eaten, the better. The worst strategy is for parents to pressure their kids to eat or to restrict foods. If you want your child to try new foods, you shouldn’t tell them they can’t have dessert unless they eat all their vegetables. Another common mistake is for parents to give up too easily if a child refuses a new food. Researchers have found that children may need eight to 15 offerings of new foods before they decide they like the food. No wonder so many children are deemed “picky eaters” when so many parents give up trying to interest a child in a novel food after one or two attempts.

My children are too young to sit still for long meals. How can I get them to stay put?

It’s important to keep your expectations realistic. Toddlers shouldn’t be expected to sit for more than 10 or 15 minutes, and some may be done in five minutes. Better to have a happy, short dinner that you can build on as your child matures, than to make dinner a time with a lot of rules and fights. Here are some strategies that have been helpful to families with young kids:

  • Make clear that “meal sitting” is different from “school sitting.” So, for example, everyone might wear PJs, or you might play music during the meal.
  • Give your kids ice pops made with fresh juice after they’ve eaten their meals: It will take young kids about five minutes to finish one pop.
  • Invite your child to stir a pot, crumble the cheese, set the timer or choose a menu from two choices offered. Having a hand in making the meal creates pride of ownership, and that may make them stay at the table longer.
  • Avoid having a revolving door at the dinner table. If your child wants to leave the table, allow this only once or twice. After two departures, the child should know that dinnertime is over. This is different from forcing a child to sit but takes away any positive reinforcement derived from leaving the table.
  • Present each part of the meal as a course, for example, peas as an appetizer, pasta with pesto sauce as the main course and orange slices for dessert. Maybe your child can help clear and bring on each course so that you are harnessing a child’s activity in the service of the meal. For example, “While you’re up, would you get the water pitcher?”

How do I keep my teenagers interested in family dinners, when there are so many activities pulling them away?

You may be surprised to learn that when teenagers are asked about the importance of family dinners, they rate them very high on their list of priorities. So, you should assume that your kids want to have dinner with you. If they don’t, start by asking what would make dinnertime more pleasant for them. Here are some strategies that have been helpful to other parents with teenagers: